18/8/15

"Ícaro o el futuro de la ciencia" por Bertrand Russel (1924)


"Ícaro o el futuro de la ciencia" 
por Bertrand Russel (1924)

I. Introducción

Pinta Haldane, en su obra Dédalo [1], un cuadro atractivo del futuro que pudiera sobrevenir si acaso los descubrimientos científicos son utilizados para promover la humana felicidad. Por mucho que me agradase coincidir con semejante predicción, mi larga experiencia [2] con estadistas y con gobiernos me ha tornado algo escéptico. He llegado a temer que la ciencia sea utilizada para promover el poder de los grupos dominantes, en vez de buscar la dicha y prosperidad de los hombres.

Habiendo enseñado Dédalo a volar a su hijo Ícaro, pereció éste por culpa de su imprudencia. Mucho me temo que pueda aguardarles la misma suerte a los conglomerados humanos a los que los científicos de hoy han enseñado a volar. En las páginas que siguen se exponen algunos de los peligros inherentes al progreso científico mientras subsistan las actuales instituciones políticas y económicas.

Apenas si puede esbozarse en sus aspectos esenciales tan vasto tema en un espacio tan limitado. El mundo en que vivimos ya nada tiene que ver con los tiempos de Maricastaña y la diferencia entre ambos débese principalmente al desarrollo de la ciencia. Es una forma de decir que la diferencia podría ser bastante menor si se exceptúan unos cuantos descubrimientos, pero es el resultado de la forma en que la humana naturaleza ha llevado a cabo sus descubrimientos. Los cambios introducidos han sido en parte buenos y en parte malos, pero el que, a la larga, pruebe la ciencia haber sido una bendición o una maldición para el género humano es algo que, a mi entender, aún está por verse.

La ciencia puede afectar a la vida humana de dos maneras diferentes. Por una parte, sin llegar a cambiar las pasiones del hombre o su perspectiva en general, pudiera aumentar el poder que éste posee para satisfacer sus deseos. Por otra parte, sus efectos pueden actuar sobre la imaginaria concepción del mundo que el hombre posea, esto es, la tecnología o la filosofía aceptadas en la práctica. Este último aspecto daría pie a un estudio fascinante, pero lo voy a ignorar casi totalmente a fin de poder restringir el tema a proporciones más manejables. Por lo tanto, me limitaré en lo posible al efecto que posee la ciencia para capacitarnos más libremente en la satisfacción de nuestras pasiones, algo que hasta el presente es de la mayor importancia.

Desde nuestro punto de vista, pueden dividirse las ciencias en tres grupos: ciencias físicas, biológicas y antropológicas  [3]. En el grupo físico incluyo a la química y, en términos generales, a cualquier ciencia que se relacione con las propiedades de la materia, a excepción de la vida. Incluyo en el grupo de ciencias antropológicas cuanto estudio se relacione específicamente con el hombre: fisiología y psicología humanas (entre las cuales resulta imposible trazar una frontera definida), antropología, historia, sociología y economía. Todos estos estudios tienen en común que pueden entenderse mejor a partir de consideraciones extraídas del campo de la biología  [4]; así, por ejemplo, Rivers ha esclarecido ciertos aspectos de la economía al manejar datos relativos a la posesión de la tierra que practican ciertos pájaros durante la temporada de cría. Pero, pese a su relación con la biología (relación que probablemente irá en aumento conforme pase el tiempo), son ciencias que se distinguen ampliamente de esa disciplina por sus métodos y por los datos que manejan, y sólo por eso merecen ser consideradas aparte, sobre todo en un trabajo de índole sociológica.

Hasta el presente ha sido mínimo el efecto producido por las ciencias biológicas. Qué duda cabe de que tanto el darwinismo como el concepto de evolución influyeron en su día en las concepciones filosóficas; de ambos salieron argumentos en favor tanto de la abierta competencia como del nacionalismo. Sin embargo, ése es el tipo de efecto que me propongo no tomar en consideración. Es probable que tarde o temprano surjan de estas ciencias muy importantes consecuencias. Así como el mendelismo puede haber revolucionado la agricultura, quién quita que alguna teoría similar haga lo mismo en cualquier momento. La bacteriología puede servirnos para exterminar las plagas que ocasionan enfermedades. Con el tiempo, el estudio del mecanismo de la herencia podrá hacer de la genética una ciencia exacta y quizá podamos más adelante estar en condiciones de determinar a voluntad el sexo de nuestros hijos, lo que probablemente nos llevaría a un exceso de varones, situación que significaría un vuelco completo en las instituciones familiares. Sólo que semejantes especulaciones pertenecen al futuro. Repito que no me propongo tratar acerca de los posibles efectos que en el futuro tenga la biología, en parte porque mi conocimiento de esta ciencia es muy limitado, pero también porque este punto ha sido admirablemente trabajado por Haldane.

De las ciencias antropológicas podríamos, a priori, haber esperado que produjeran mayores efectos en el orden social, pero hasta el momento no ha sido así, en parte porque han quedado como detenidas en la fase temprana de su desarrollo. Incluso la economía sigue sin alcanzar las consecuencias esperadas y donde parece haberlo logrado, débese a que ha propugnado lo que por lo demás se deseaba que sucediera. Hasta el presente, la más efectiva de las ciencias antropológicas ha sido la medicina, por su influencia en los programas de salubridad y salud pública, así como por el hecho. de haber descubierto la forma de tratar la malaria y la fiebre amarilla. Dentro de esta categoría, juega también un papel relevante el control de natalidad. Pero aunque las futuras consecuencias de las ciencias antropológicas (a las que volveré de inmediato) son ilimitadas, su efecto hasta el presente ha quedado confinado en muy estrechos límites.

De entrada, una observación de carácter general. La ciencia ha aumentado el control del hombre sobre la naturaleza, de donde pudiera inferirse que ello se va a traducir en un aumento proporcional de bienestar y mejoras. Así sería, en efecto, si los hombres fueran seres racionales, pero el hecho es que todos son un manojo de instintos y pasiones. Cualquier especie animal situada en un entorno estable, si no se extingue, llega a adquirir un perfecto equilibrio entre sus pasiones y las condiciones circundantes de vida. Si súbitamente cambian las condiciones, se altera ese equilibrio. En su estado natural, a los lobos les resulta difícil conseguir alimento, por lo que precisan del estímulo de una persistente voracidad. El resultado es que sus descendientes, los perros domésticos, comen en demasía si se les deja hacerlo. Cuando es útil determinada cantidad de algo y disminuye la dificultad por obtenerlo, por lo general, el instinto conduce a un animal a excederse en su nueva circunstancia. El súbito cambio que ha producido la ciencia ha alterado el equilibrio entre nuestros instintos y nuestras condiciones de vida, pero lo ha hecho en direcciones no suficientemente advertidas. La sobrealimentación no es un serio peligro, pero sí lo es la sobrelucha. Los instintos humanos de poder y rivalidad han de ser dominados, si es que el industrialismo quiere tener éxito, de modo similar a como se domina el apetito lobuno de los perros.

II. Efectos derivados de las ciencias físicas

La mayor parte de los cambios que ha introducido la ciencia en la vida social débense a las ciencias físicas, lo que resulta evidente si se piensa que son las que produjeron la revolución industrial. Es un tópico trillado acerca del cual sólo me explayaré en la medida en que el tema lo permita; existen, sin embargo, algunos aspectos que conviene subrayar.

En primer lugar, aún le queda al industrialismo por conquistar grandes extensiones del globo terráqueo, ya que tanto Rusia como la India están muy imperfectamente industrializadas; la China , nada en absoluto, y en Suramérica, aún hay lugar para un inmenso desarrollo. Uno de los efectos del industrialismo es el de unificar económicamente al mundo; sus últimas consecuencias se deberán grandemente a este hecho. Pero antes de que el mundo esté organizado en efecto como tal unidad, será probablemente necesario desarrollar industrialmente todas las regiones capaces de hacerlo, pero que en la actualidad se encuentran atrasadas. Conforme se generaliza y extiende el industrialismo.' cambian sus efectos, y esto es algo que conviene recordar cada vez que se quiera tratar la transición del pasado al futuro.

El segundo punto acerca del industrialismo es que aumenta la productividad laboral, con lo que permite que cada vez existan más bien superfluos. Al comienzo, en Inglaterra, el principal lujo permitido fue que aumentara la población, aunque en realidad se mantuviera bajo el nivel de vida. Sobrevino luego un período de bonanza en que se aumentaron los salarios, disminuyeron las horas de trabajo y, al mismo tiempo, prosperó la clase media. Ello sucedió mientras todavía Gran Bretaña era una potencia. Al desarrollarse el industrialismo extranjero, comenzó una nueva época. Raras veces han logrado las organizaciones industriales desarrollarse a escala mundial, por lo que se han hecho eminentemente nacionales. Y así, la competencia que antes se entablaba entre empresas individuales, ahora se establece entre naciones, por lo que se lleva a cabo mediante métodos totalmente distintos a los considerados por los economistas clásicos.

El industrialismo moderno es una lucha entre naciones por el logro de dos objetivos: mercados y materias primas, aparte del puro placer derivado del hecho de dominar. El trabajo que queda libre como consecuencia de haber cubierto las necesidades primordiales tiende cada vez más a ser absorbido por las rivalidades nacionales. En primer lugar, las fuerzas armadas de cada país; le siguen, a continuación, los traficantes de armas, desde la materia prima hasta el producto acabado; también los servicios diplomáticos y consulares, así como los maestros que dan lecciones de patriotismo y, por último, la prensa. Claro que todos ellos también desempeñan otras funciones, pero su principal objetivo es alimentar la competencia internacional. A ello debemos agregar una considerable proporción de científicos, en tanto un grupo más cuyas tareas se encaminan al mismo fin. Son los hombres que se la pasan inventando métodos cada vez más elaborados para el ataque y la defensa. El resultado neto de sus desvelos es el de reducir la proporción de población que puede ser enviada a primera línea por ser mucho más necesaria en la producción de armamento, lo que a primera vista parecer una bendición, aunque hay que tener en cuenta que en nuestros días la guerra está dirigida primordialmente contra la población civil, por lo que en cualquier país derrotado los civiles sufrirán tanto o más que los propios soldados  [5].

Fundamentalmente, es la ciencia la que ha determinado la importancia que tienen las materias p rimas en el cuadro de la competencia internacional. Especialmente, carbón¡ hierro y petróleo, que constituyen el principio del poder y, por consiguiente, de la riqueza. La nación que los posea y que disponga también de la capacidad industrial para emplearlos en la guerra, estará en condiciones de apoderarse de mercados por medio de sus ejércitos, así como - de imponer fuertes tributos a las naciones menos afortunadas. Los economistas han subestimado el papel que desempeñan las hazañas bélicas en la adquisición de riqueza. Las viejas aristocracias europeas fueron, en sus orígenes, invasores guerreros. Su derrota a manos de la burguesía surgida de la Revolución Francesa , así como el temor que tal suceso le inspirara al duque de Wellington, sirvieron para propiciar el surgimiento de la clase media. Las guerras del siglo XVIII ayudaron a hacer de Inglaterra un país más rico que Francia. Las normas establecidas por los economistas clásicos acerca de la distribución de la riqueza son válidas en el caso de que las acciones humanas se ajusten a leyes, es decir, cuando a la mayoría de la gente no le importen los resultados. Pero aquellos resultados que los pueblos han considerado vitales para sus intereses han sido todos decididos mediante guerras civiles o guerras entre Estados. Y en la actualidad, gracias a la ciencia, el arte de la guerra consiste en la posesión del carbón, el hierro, el petróleo y la capacidad industrial para aprovecharlos. Por razones de simplificación, omito otro tipo de materias primas, puesto que no afectan en nada el fondo del problema.

Podemos, por consiguiente, afirmar, en términos generales, que la humanidad ha utilizado el aumento de productividad, consecuencia de la ciencia, en tres principales propósitos, en este orden: en primer lugar, en aumentar la población; luego, en elevar el nivel de la calidad de vida, y por último, en dedicar más energías a la guerra. El último aspecto ha sido puesto de manifiesto en la competencia desatada por obtener mercados, que a su vez ha llevado a la competencia por apoderarse de las materias primas, especialmente las que sirven para fabricar armas.


III. Aumento de la organización

El estímulo que en los últimos tiempos ha recibido el nacionalismo débese en buena medida al aumento de organización  [6], lo que viene a constituir la verdadera esencia del industrialismo. Siempre que se requiera un capital fijo importante, se necesitará ciertamente una organización de gran envergadura. También la organización es factor de considerable importancia en el tipo de economía que desarrolla una producción en gran escala. Para determinados propósitos, si no para todos, muchas de las industrias tienden a organizarse nacionalmente, en forma tal que llegan a ser grandes negocios de un solo país.

La ciencia, por su parte, no sólo ha traído consigo la exigencia de una gran organización, sino también la posibilidad técnica de su existencia. Sin ferrocarriles, telégrafos y teléfono, se dificultaría muchísimo el control a partir de un centro de operaciones. En los antiguos imperios, y hasta tiempos recientes en China, las provincias eran gobernadas en la práctica por sátrapas o procónsules, los cuales, aunque nombrados por el gobierno central, tenían amplio poder de decisión en la mayoría de las cuestiones de la administración. En caso de que llegaran a disgustar al soberano, sólo cabía intentar controlarlos mediante la fuerza, surgiendo una guerra civil cuyos resultados siempre eran difíciles de predecir. Hasta el invento del telégrafo, poseían los embajadores un alto grado de independencia, ya que en muchas ocasiones se veían obligados a actuar sin poder esperar a recibir órdenes procedentes de su país. Lo que comenzó a aplicarse en la política terminó aplicándose a los negocios: una organización controlada desde el centro operacional debía poseer suficiente flexibilidad como para permitir una relativa autonomía a muchos de sus subordinados. Pero tanto la opinión como la acción son difícilmente moldeables a partir de un centro, por lo que las variaciones locales venían a alterar la uniformidad de las doctrinas impartidas.

Todo esto ha cambiado en nuestros días. Tanto el telégrafo como el teléfono y la comunicación inalámbrica permiten transmitir fácilmente órdenes a partir de un centro operacional. Los ferrocarriles y los vapores facilitan asimismo el transporte de tropas en caso de que esas órdenes fueran desobedecidas. Los modernos métodos de impresión y publicidad hacen que resulte muchísimo más económico producir y distribuir un periódico de gran circulación en lugar de muchos con circulación limitada, por lo que, respecto del control de la opinión a través de la prensa, puede decirse que existe una gran uniformidad, sobre todo en lo atinente a las informaciones. La educación básica, con excepción de las variantes religiosas, llévase a efecto a partir de normas impartidas por el Estado, mediante maestros preparados por ese Estado con el fin de que, en la medida de lo posible, imiten la regularidad y mutua semejanza que poseen las máquinas que sirven para una producción uniforme. En esa forma, han aumentado pari passu las condiciones materiales y psicológicas que posibilitan una mayor organización, por más que el fundamento de todo este desarrollo sea la inventiva científica aplicada al dominio de lo meramente físico. El incremento de la productividad ha desempeñado su parte, al permitir disponer de más mano de obra destinada a labores de propaganda, sección que incluye la publicidad, el cine, la prensa, la educación, la política y la religión. La radio es un nuevo método muy apropiado para un espectacular avance tan pronto como la gente se convenza de que no es mera propaganda.

Como ha puesto de manifiesto Graham Wallas, los enfrentamientos o controversias de naturaleza política deberían llevarse a cabo en términos cuantitativos. Tal sería el caso si la sociología fuera una de las disciplinas que tienen influencia en las instituciones sociales, cosa que no sucede. La actual disputa entre anarquismo y burocracia tiende a presentarse como una lucha entre dos concepciones, una de las cuales sostiene que no necesitamos ningún tipo de organización, mientras la otra propugna mayor cantidad de organización. Quien esté imbuido del espíritu científico apenas si se molesta en tomar en cuenta semejantes posturas extremas. Hay quienes consideran que, desde el punto de vista de la salud, las habitaciones están demasiado calientes mientras que otros siempre sostendrán que están demasiado frías. Si se tratara de una cuestión política, existiría un partido que mantendría que la mejor temperatura es el cero absoluto y otro que afirmaría que lo es la temperatura de fusión del hierro. A quienes trataran de mantener una posición intermedia se les acusaría de ser unos timoratos y vulgares oportunistas, agentes disfrazados del otro bando, personas que sólo han arruinado el entusiasmo de una causa sagrada por echar mano de tímidos llamados a la razón y al sentido común. Cualquiera que tuviera valor suficiente para decir que las habitaciones no deberían estar ni muy calientes ni muy frías, sería denostado por los dos partidos en pugna y muy probablemente fusilado en tierra de nadie. Es posible que algún día los políticos lleguen a ser seres racionales, pero por los momentos no hay ni la más leve indicación de que su conducta vaya en esa dirección.

Para un espíritu racional, la cuestión no es si necesitamos o no necesitamos organización, sino cuánta organización se requiere, dónde, cuándo y qué tipo de organización. A pesar de cierta tendencia al anarquismo, estoy convencido de que el mundo industrial no podrá mantenerse frente a sus propias fuerzas destructoras si no genera mucha más organización de la que actualmente posee. Lo que crea las dificultades no es la cantidad de organización, sino su naturaleza y propósito. Pero antes de enfrentamos a ese punto, detengámonos un instante para preguntarnos cuál es la medida de la intensidad de organización que presenta una sociedad determinada.

Los actos humanos son, en parte, determinados por impulsos espontáneos y, en parte, por las consecuencias conscientes o inconscientes de pertenecer a determinado grupo social. Las acciones de una persona que trabaje, por ejemplo, en una compañía de ferrocarril o en una mina son totalmente determinadas por quienes dirigen el trabajo colectivo del que esa persona forma parte. Aun cuando decida ir a la huelga, su acto no es individual, sino que está determinado por el respectivo sindicato. Cuando ejerce el derecho al voto, ya las instancias superiores del partido han limitado su campo de elección a uno de entre dos o tres candidatos, y la propaganda del partido le ha inducido a aceptar in toto uno de los dos o tres paquetes de opiniones que constituyen el programa electoral. Puede que su elección entre un partido u otro sea individual, aunque también pudiera estar determinada por la acción de determinado grupo, como, por ejemplo, el sindicato que apoye en conjunto a uno de los partidos en pugna. Lo que lea en los periódicos lo expone a los efectos de fuerzas muy bien organizadas; igual le sucede con lo que vea en el cine, si es que va al cine. Es probable que sea espontánea su elección de mujer, exceptuando el hecho de que tiene que elegirla entre las de su misma clase social. Pero donde se encuentra totalmente impotente es en el aspecto relativo a la educación de sus hijos: tendrán la educación que se les proporcione. En esta forma, la organización determina muchos aspectos vitales de la existencia de este hombre. Compáresele CM un artesano o un propietario rural que no sepa leer y por consiguiente no eduque a sus hijos, y se verá claramente lo que se quiere decir cuando se afirma que el industrialismo ha aumentado la intensidad de organización. Pienso que, a a fin de definir semejante término, hay que excluir las consecuencias inconscientes de los grupos sociales, a menos que se las tome como causas que posibilitan la aparición de efectos conscientes. Podemos definir entonces la intensidad de organización a que se ve sometido determinado individuo como la proporción de sus actos que es determinada por órdenes o consejos procedentes de algún grupo social y que se expresan mediante una toma democrática de decisiones o mediante la acción de funcionarios ejecutivos. Puede también definirse la intensidad de organización en una sociedad como la intensidad de organización promedio existente entre sus diversos miembros.

No sólo aumenta la intensidad de organización cuando alguien pertenece a mayor número de grupos, sino también cuando las organizaciones a las que ya se pertenece adquieren una mayor participación en la vida de un individuo, como sucede, por ejemplo, con el Estado, que desempeña un papel más importante en tiempo de guerra que en la paz.

Otro aspecto que es menester considerar cuantitativamente es el relativo al grado de democracia, oligarquía o monarquía que existe en una organización. Ninguna organización se encuadra nítidamente en uno de los tres tipos mencionados. Han de existir en ella funcionarios ejecutivos que a menudo sean capaces de tomar decisiones en la práctica, por más que en teoría no deban hacerlo. Y aun en el caso de que su poder dependa de la persuasión, puede llegar a controlar tan completamente la correspondiente imagen pública que siempre están en condiciones de poder contar con una mayoría. Por ejemplo, los directores de una compañía de ferrocarril están libres de cualquier control por parte de los accionistas de la misma, para todos los efectos y propósitos; los accionistas no tienen posibilidad alguna de organizar una oposición, aun en el caso de que desearan hacerlo. En Norteamérica un presidente de una compañía ferrocarrilera es casi un monarca. Aunque en la política partidista el poder de los dirigentes depende de la persuasión, no deja de aumentar continuamente desde el momento en que la propaganda impresa se hace cada día más importante. Por tales razones, aun cuando aumenta la democracia formal, el grado real de control democrático tiende a disminuir, excepto en las pocas cuestiones que despiertan las pasiones populares.

Resultado de semejante estado de cosas es que, a consecuencia de los inventos científico! que facilitan la centralización y la propaganda, los grupos se hacen cada vez más organizados, más disciplinados, más conscientes de su papel y más dóciles ante los dirigentes. Ha aumentado la influencia de éstos sobre sus seguidores, por lo que resulta cada vez más evidente el control de la situación en manos de unas pocas y prominentes personalidades.

No habría en todo esto nada demasiado trágico a no ser por el hecho, con el cual nada tiene que ver la ciencia, de que esa organización es casi enteramente nacional. Si los hombres, como suponían los economistas clásicos, actuaran por amor a los beneficios, tal no sería el caso: las mismas causas que han permitido la creación de empresas nacionales posibilitarían la constitución de empresas internacionales. Es algo que ha ocurrido en algunos casos, pero no en una escala lo suficientemente amplia como para afectar vitalmente ni la política ni la economía. En el caso de la mayoría de las personas adineradas y enérgicas, la rivalidad es un motivo más poderoso que el amor al dinero. Pero para que la rivalidad triunfe se requiere la organización de In fuerzas que entran en pugna; en un negocio como el petróleo, por ejemplo, la tendencia es a organizarse en dos grupos rivales que entre ambos se repartan el mundo. Pero esa fusión de intereses acabaría con el placer del juego. Pudiera afirmarse que el objetivo de un equipo de fútbol es marcar goles. Si se fusionaran dos equipos rivales y manejaran el balón alternativamente, no cabe ninguna duda de que se anotarían más goles. Y sin embargo, a nadie se le ocurre proponerlo, ya que el objetivo de un equipo de fútbol no el hacer goles, sino ganar. En forma semejante, el objetivo de una gran empresa no es hacer dinero, sino ganar en su pelea con alguna otra empresa  [7]. Si no existieran empresas que derrotar, todo el trabajo resultaría de lo más aburrido. Semejante rivalidad se ha unido con el nacionalismo, con lo que ha ganado el apoyo de los ciudadanos comunes y corrientes de los países interesados; rara vez saben lo que están apoyando, pero al igual que los espectadores de un juego de fútbol, se entusiasman con su equipo. El daño que producen la ciencia y el industrialismo se debe por entero al hecho de que, aunque hayan probado ambos que poseen suficiente vigor como para crear una organización nacional de fuerzas económicas, no han probado tenerla para constituir una organización internacional. Resulta evidente que el internacionalismo político, tal como se supo que iba a establecerlo la Sociedad de las Naciones, jamás tendrá éxito a menos de que exista el internacionalismo económico  [8], el cual exigiría, como mínimo, el acuerdo entre diversas organizaciones internacionales para repartirse entre ellas materias primas y mercados mundiales. Sin embargo, esto es algo que no podrá llevarse a cabo mientras los grandes negocios se encuentren controlados por hombres que son tan ricos como para haberse hecho indiferentes al dinero y que lo que quieren es arriesgar enormes pérdidas por el mero placer de la rivalidad.

Como consecuencia del aumento de organización en el mundo moderno, resultan absolutamente inaplicables los ideales del liberalismo. Desde Montesquieu al Presidente Wilson, suponía el liberalismo que existía un número de individuos o grupos que entre sí no presentaban diferencias tan importantes como para que estuvieran dispuestos a morir antes que Regar a algún acuerdo. Lo que se suponía es que iba a haber una libre competencia, tanto entre los individuos como entre las ideas. Sin embargo, la experiencia ha enseñado que el sistema económico existente es incompatible con toda forma de libre competencia, excepto cuando se trata de Estados que compiten entre sí por medio de las armas. En lo que a mí respecta, mucho me agradaría preservar la libre competencia en el terreno de las ideas, por más que no entre grupos e individuos, pero eso es algo que sólo resulta posible si se echa mano de lo que un liberal clásico consideraría como interferencia a la libertad personal. Mientras las fuentes del poder económico permanezcan en manos de los particulares, no habrá libertad alguna excepto para los pocos que controlan esas fuentes.

Aquellos ideales liberales del libre comercio, la prensa libre y la educación sin cortapisas, o bien pertenecen al pasado o lo harán en breve tiempo. En Inglaterra, uno de los triunfos del liberalismo clásico fue el establecimiento del control parlamentario sobre el ejército; tal fue el casus belli de la Guerra Civil , y es algo que quedó zanjado por la Revolución de 1688. Resultó efectivo mientras el Parlamento representaba a la misma clase de la que procedían los oficiales del ejército. Todavía sucedió así con el anterior Parlamento, pero bien puede dejar de funcionar con la llegada al poder de un gobierno laborista. Rusia, Hungría, Italia, España y Baviera han probado en fecha reciente cuán frágil puede resultar la democracia  [9]; al este del Rhin, sólo permanece en regiones aisladas. Por consiguiente, ha de considerarse que ese control constitucional sobre las armas es otro principio liberal que rápidamente declina.

Parecería probable que en los próximos cincuenta años o menos veamos un aumento aún mayor del poder gubernamental, así como una tendencia a que los gobiernos sean quienes controlen a su antojo armas y materias primas. En los países occidentales todavía subsistirán formas democráticas, ya que quienes poseen el poder militar y económico pueden perfectamente controlar la educación y la prensa y, por lo tanto, asegurarse una democracia sumisa y complaciente. Es posible que los grupos económicos rivales sigan asociándose con las naciones rivales, de modo tal que puedan acicatear el nacionalismo para así reclutar mejor sus equipos de fútbol.

Existe, no obstante, un elemento esperanzador en semejante cuadro. El planeta es de dimensiones finitas, mientras que no dejan de crecer continuamente, a través de los nuevos descubrimientos científicos, las dimensiones de las organizaciones a fin de alcanzar su máxima eficiencia. Cada día se convierte más el mundo en una unidad económica. No pasará mucho tiempo antes de que estén dadas las condiciones técnicas para que se organice como un todo en una sola unidad de producción y consumo. Si para cuando tal suceda, dos grupos rivales se disputan el dominio del mundo  [10], el vencedor podrá introducir esa única organización de alcance mundial de la que se precisa a fin de prevenir el mutuo exterminio de las naciones civilizadas. Al principio, el mundo que así resulte será muy diferente del que soñaron liberales y socialistas, pero conforme pase el tiempo ira pareciendo menos distinto. En una primera época, habrá una tiranía económica y política de los vencedores, acompañada de la amenaza de nuevas sublevaciones, y por consiguiente, de la drástica supresión de la libertad. Pero si se reprime con éxito la primera media docena de rebeliones, los derrotados abandonarán toda esperanza y aceptarán el puesto subordinado que les asignen los vencedores en la gran corporación mundial. Tan pronto como los que detenten el poder se sientan seguros, se tornarán menos tiránicos y enérgicos. Eliminados los motivos de rivalidad, no trabajarán con tanto ahínco como lo hacen ahora, por lo que dejarán de exigir que los subordinados trabajen hasta el agotamiento. Al principio, la vida puede ser bien desagradable, pero al menos será posible, lo que ya es bastante para avalar un sistema tras un largo período de guerras. Dada una organización estable económico-política y de alcance mundial, aun si al principio sólo se apoya en la fuerza armada, irán desapareciendo gradualmente los males que ahora amenazan a la civilización, llegando a ser posible el establecimiento de una democracia más acabada de la que ahora existe. Creo que, a causa de la locura humana, el gobierno mundial sólo podrá establecerse por la fuerza, por lo que en un primer tiempo será cruel y despótico. Pero creo también que se trata de algo necesario si se quiere preservar una civilización de tipo científico; una vez logrado lo cual, se dará gradualmente paso a las restantes condiciones que hacen tolerable la existencia.

IV. Ciencias antropológicas

Algo queda por decir de los efectos que tendrán en el futuro las ciencias antropológicas. Trátase de un tema conjetural en extremo, desde el momento en que ignoramos los descubrimientos que puedan hacerse; puede que los efectos sean superiores a los que estamos en capacidad de imaginar, ya que se trata de ciencias que aún se encuentran en su infancia. Presentaré, no obstante, un par de puntos desde los cuales pueda intentarse formular algunas conjeturas. En modo alguno pretendo aparecer como profetizando nada: me limito únicamente a sugerir posibilidades que podría resultar instructivo considerar.

El control de natalidad es un tema de la mayor importancia, sobre todo en lo que se relaciona con la posibilidad de un tipo de gobierno mundial, que difícilmente sería estable si unas naciones se dedican a aumentar su población más rápidamente que otras. En la actualidad, en todos los países civilizados se incrementa el control de natalidad, aunque algunos gobiernos se sigan oponiendo. Oposición que, en parte, débese a mera superstición y al afán de congraciarse con los votantes católicos, pero también al deseo de disponer de grandes ejércitos y de excedentes de mano de obra con el fin de poder mantener bajos los salarios. De todos modos, pese a la oposición oficial, parece probable que la práctica del control de natalidad nos conduzca a una población estacionaria en la mayoría de las naciones de raza blanca durante los próximos cincuenta años. Sin embargo, no existe ninguna seguridad de que se detenga el ritmo de crecimiento poblacional en ese nivel de estabilidad: pudiera suceder que comenzara a disminuir la población.

El que haya aumentado la práctica del control de natalidad es un excelente ejemplo de lo que deberá de ser el industrialismo, ya que viene a representar una victoria de las pasiones individuales sobre las colectivas. Desde un punto de vista colectivo, los franceses aspiran a que Francia esté densamente poblada para así poder derrotar a sus enemigos en una posible guerra. Pero, en tanto individuos desean tener familias reducidas, para que aumenten las herencias y disminuyan los gastos educacionales. Las aspiraciones individuales han terminado por triunfar sobre las colectivas y aun, en muchos casos, sobre los mismos escrúpulos religiosos. En éste, como en muchos otros casos, los deseos individuales le resultan menos perjudiciales al mundo que los colectivos: la persona que actúa movida por puro egoísmo causa menos daño que la que lo hace imbuida del «espíritu de servicio». Desde el momento en que la medicina y la salud han hecho descender la tasa de mortalidad infantil, las únicas amenazas al peligro de sobrepoblación que persisten (aparte del control de natalidad) son la guerra y el hambre. Mientras las cosas se mantengan así, el mundo tendrá que elegir entre contentarse con una población estable o acudir a la guerra a fin de producir el hambre general. Este último procedimiento, que es el que favorecen los opositores del control de natalidad, fue el adoptado a gran escala a partir de 1916; resulta, no obstante, algo exagerado.

Necesitamos un determinado número de cabezas de ganado vacuno y lanar y procedemos a tomar medidas que aseguren el número deseado. Si actuáramos con el ganado con la misma indiferencia con que actuamos con los seres humanos, produciríamos en demasía y luego dejaríamos que el excedente muriera de enfermedades y mala alimentación. No hay la menor duda de que los campesinos considerarían extravagante semejante política y que los humanitaristas la denunciarían por cruel. Pero cuando se trata de seres humanos, se los deja a su libre desarrollo, procediendo a hacer confiscar por la policía las obras que propongan lo contrario, sobre todo si lo hacen de manera inteligible para las personas afectadas.

No obstante, menester es admitir que existen riesgos. No ha de pasar mucho tiempo sin que la población comience realmente a disminuir. Es algo que ya ha empezado a suceder en los sectores más inteligentes de las naciones más avanzadas; la oposición oficial a la propaganda en favor del control de natalidad le proporciona una ventaja ideológica al cretinismo, puesto que es a los más estúpidos a los que los gobiernos logran mantener en la peor de las ignorancias. Antes de que transcurra mucho tiempo, el control de natalidad será práctica universal entre las poblaciones de raza blanca; no servirá para deteriorar su calidad, sino únicamente para disminuir el número, en un momento en que las razas sin civilizar siguen siendo harto prolíficas, además de verse preservadas de una elevada mortalidad por los beneficios que les aporta la ciencia de los blancos.

Semejante situación creará una tendencia -ya manifestada en Francia- a emplear cada vez más razas prolíficas como mercenarios. Los gobiernos se opondrán a que se divulgue el control de natalidad entre los africanos por miedo a perder sus fuentes de reclutamiento. El resultado se traducirá en una inmensa inferioridad numérica de los blancos que podría desembocar en su exterminio a consecuencia de alguna sublevación por parte de los mercenarios utilizados. Pero sí llegara a establecerse un gobierno mundial, éste se daría cuenta de cuán conveniente resulta lograr que las razas sometidas sean también menos prolíficas, con lo que se le permitiría a la humanidad resolver la cuestión poblacional. He ahí una razón más para desear el establecimiento de ese gobierno mundial.

Si pasamos de la cantidad a la calidad de la población, toparemos con la cuestión eugenética. Podríamos aceptar que, en la medida en que la gente se tome menos supersticiosa, los gobiernos adquirirán el derecho a esterilizar a quienes no se considere que son progenitores deseables. Semejante recurso sería utilizado, en primer lugar, para disminuir la imbecilidad, propósito de lo más laudable, aunque es probable que, con el tiempo, se confundiera la oposición al gobierno con la imbecilidad, con lo que se esterilizaría a cualquiera que se rebelara contra algo. En ese proceso de esterilización, se incluiría a los epilépticos, a los tuberculosos, a los dipsómanos y similares; a la postre, la tendencia sería a incluir a cualquiera que no aprobara los más elementales exámenes escolares. Como resultado, es evidente que se lograría aumentar el promedio de inteligencia que, a la larga, recibiría un fuerte impulso. Sólo que sería muy probable que el efecto sobre la verdadera inteligencia resultara catastrófico. Mr. Micawber, que fue el padre de Dickens, difícilmente hubiera sido considerado un progenitor conveniente. Ignoro cuántos imbéciles habría que tomar en cuenta para dar la medida de un Dickens.

Desde luego que, en un futuro más lejano, la eugenética ofrece posibilidades más ambiciosas. Podría estar dirigida no sólo a la eliminación de los tipos humanos indeseables, sino al incremento de los deseables. Habría que cambiar las reglas de moralidad a fin de permitir que un mismo hombre fuera progenitor de una vasta descendencia habida con diferentes madres. Cuando se enfrenten los científicos a semejante posibilidad, pudieran ser víctimas de una falacia muy corriente en otros campos y que consiste en creer que una reforma propuesta por científicos ha de ser por éstos a la medida de sus deseos. De forma semejante, las mujeres que propugnaron el voto para la mujer solían imaginar que las votantes femeninas del futuro se parecerían a las ardorosas feministas que conquistaron el derecho al voto; así como los dirigentes socialistas tienden a imaginar que un Estado socialista estaría administrado por reformadores idealistas similares a ellos. Por supuesto que se trata de espejismos: una vez lograda, cualquier reforma pasa a ser manejada por el ciudadano promedio. Por lo mismo, si acaso la eugenética alcanzare el nivel que le permitiera aumentar el tipo de hombre deseado, no serían los tipos que actualmente desean los genetistas los que aumentarían, sino más bien los tipos que deseasen los funcionarios promedio. De este modo, vendrían a ser progenitores de la mitad de' la siguiente generación los primeros ministros, los obispos y, en general, todos aquellos a los que el Estado considera deseables. No me toca a mí pronunciarme acerca de si eso significaría una mejora, ya que no albergo la más mínima esperanza de llegar a obispo o primer ministro.

Si supiéramos lo bastante acerca de la herencia como para determinar, dentro de ciertos límites, el tipo de población que tendríamos, la cuestión quedaría desde luego, en manos de los funcionarios del Estado, que muy probablemente serían unos médicos viejos. No estoy nada seguro de que el resultado fuese preferible al obtenido por el procedimiento natural. Sospecho que se dedicarían a criar una población obsecuente, a gusto de los gobernantes, aunque incapaz de toda iniciativa. Por más que también pudiera ser que yo soy demasiado escéptico acerca de la inteligencia de los funcionarios.

Con el tiempo pudieran llegar a ser notables los efectos de la psicología en la vida diaria. Ya los publicistas americanos emplean a eminentes psicólogos para que les aleccionen en las técnicas de producir inclinaciones irracionales en la gente; pudieran esas mismas personas, una vez que alcancen eficacia suficiente, resultar muy útiles para persuadir a la democracia de que los gobiernos sucesivos son todos buenos y prudentes. Y además, por supuesto, están las pruebas psicológicas de inteligencia, tal y como se aplicaron a los reclutas del ejército norteamericano durante la pasada guerra. Soy muy escéptico acerca de la posibilidad de probar nada con tales métodos, a excepción de la inteligencia promedio, y aun así pienso que, si se adoptaran a gran escala, probablemente conducirían a clasificar como retrasados mentales a muchas personas de elevada capacidad artística. Igual sucedería con algunos de los grandes matemáticos. No es infrecuente que la gran especialización se acompañe de una incapacidad general, aspecto que no puede registrar el tipo de pruebas que recomiendan los psicólogos al gobierno americano.

Aun más sensacional que las pruebas de inteligencia viene a ser la posibilidad de controlar las emociones por medio de las secreciones de ciertas glándulas endocrinas. Será posible lograr que alguien sea colérico o tímido, potente o débil sexual, y así por el estilo, según se desee en cada caso. Parece que las diferencias de los estados emotivos débense ante todo a las secreciones de las glándulas endocrinas, por lo que resultarían controlables con inyecciones o mediante un aumento o disminución de esas secreciones. Supóngase que se trata de una sociedad organizada oligárquicamente: entonces, el Estado podría proporcionar a los descendientes de los que detentan el poder la capacidad exigida para el mando, mientras que los hijos de los proletarios sólo recibirían la capacidad exigida para obedecer  [11]. De ese modo, la más elocuente de las oratorias socialistas resultaría impotente ante el poder de las inyecciones de los médicos oficiales. La única dificultad residiría en cómo lograr el espíritu de sumisión con la ferocidad necesaria que se habría de tener ante los enemigos de fuera. Pero no dudo de que la ciencia oficial encontraría la solución.

Sin embargo, al considerar las diversas consecuencias políticas, no es necesario aceptar ciegamente la particular teoría de las glándulas endocrinas, la cual, como muchas otras, podría resultar un fiasco. Lo que sí resulta esencial para nuestra hipótesis es creer que con el tiempo la fisiología llegará a encontrar formas de controlar las emociones, algo que difícilmente puede ponerse en duda. Cuando eso suceda, tendremos las emociones que deseen los gobernantes, y el propósito principal de la educación primaria será el de producir la deseada disposición anímica, que ya no se obtendrá ni por castigos ni por la preceptiva moral, sino por el método mucho más seguro de las inyecciones o la dieta. Quienes administren un sistema así poseerán un poder tal como no lo soñaron en su día los jesuitas, aunque no hay ninguna razón para suponer que habrán de ser más juiciosos que quienes en la actualidad controlan la educación. El conocimiento tecnológico no garantiza discernimiento de ánimo, por lo que es muy probable que los gobernantes del futuro no sean menos estúpidos y menos prejuiciados que los de hoy día. 

V. Conclusión

Pudiera parecer lúgubre y a la vez frívolo en algunos de mis pronósticos. Concluiré, sin embargo, con la grave lección que me parece poder extraerse de todo esto.

Suelen pensar los humanos que el progreso científico tiene necesariamente que ser una bendición para la humanidad, pero mucho me temo que se trate de otra confortable ilusión del siglo XIX que nuestra época, bastante más realista, debería descartar. Sirve la ciencia para que los gobernantes lleven a cabo sus propósitos de manera más completa y cabal. Si esos propósitos fueran buenos, se obtendría, algún beneficio, pero si fueran perversos, estaríamos ante una amenaza. En la época actual, parece que los propósitos de quienes detentan el poder son fundamentalmente perversos, puesto que tienden en todo el mundo a eliminar aquello que hasta ahora la gente tenía por bueno. Por lo tanto, de momento, la ciencia es dañina por cuanto sirve para aumentar el poder de los gobernantes. La ciencia no reemplaza a la virtud; para una buena vida es tan necesario el corazón como la cabeza.

Si la conducta de los hombres fuera racional, esto es, si los hombres actuaran de modo tal que pudieran alcanzar los fines que se proponen, bastaría con la inteligencia para hacer de este mundo un paraíso. En general, lo que a la larga resulta ventajoso para unos es perjudicial para otros. Pero sucede que los hombres se mueven impulsados por pasiones que alteran su percepción de las cosas: si sienten el deseo de dañar a alguien, llegan a persuadirse de que redunda en su beneficio obrar de esa manera. Por consiguiente, no obran de modo tal que sus actos les resulten beneficiosos, a menos que lo hagan llevados de impulsos generosos que los tornan en indiferentes para con sus propios intereses. Por eso resulta ser el corazón tan importante como la cabeza. Por el momento, con lo de «corazón» me refiero a la suma total de impulsos bondadosos. Cuando tal sucede, la ciencia los convierte en efectivos, pero si están ausentes, la ciencia sólo sirve para que los hombres se comporten de manera ingeniosamente diabólica.

Con muy pocas excepciones, pudiera establecerse el principio general de que cuando la gente se equivoca en lo que les conviene, el camino que consideran acertado resulta ser más perjudicial para sus intereses que el que realmente lo es. Son innúmeros los ejemplos de quienes han hecho grandes fortunas sólo porque, a partir de supuestos morales, hicieron algo que creyeron contrario a sus mismos intereses. Por ejemplo, entre los primeros cuáqueros, había cierto número de comerciantes que adoptaron la práctica de no pedir por su mercancía más de lo que estaban dispuestos a aceptar, en lugar de regatear con el cliente, como es de uso general. Adoptaron aquella práctica porque creyeron que equivalía a mentir si pedían más de lo que necesitaban. Pero esto resultó tan ventajoso para los clientes que todo el mundo se precipitó a sus tiendas, con lo que terminaron por hacerse ricos. (He olvidado en dónde lo leí, pero si mi memoria no me engaña, trátase de una fuente confiable.) Obsérvese que pudiera haberse adoptado la misma filosofía de venta partiendo de la astucia, aunque el hecho es que ninguno de ellos era lo suficientemente astuto como para obrar así. Nuestro subconsciente es más malévolo de lo que seríamos si nos lo propusiéramos; por eso, la gente que más actúa en beneficio de sus intereses son en la práctica aquellos que, partiendo de consideraciones morales, hacen lo que creen que va en contra de esos mismos intereses.

Por la misma razón, es de suma importancia preguntarse si existe algún procedimiento para fortalecer los impulsos generosos que posee el ser humano. No me queda la menos duda de que su fuerza o su debilidad dependen de causas fisiológicas aún por descubrir; supongamos que se trata de las glándulas. De ser así, bien pudiera una sociedad secreta internacional de fisiólogos aportarnos el anhelado milenio mediante el rapto, en un solo día, de todos los gobernantes del globo, a los que se les inyectaría cierta sustancia que los colmaría de bondad y generosidad para con sus semejantes. De repente, Poincaré se abrazaría con los mineros del Ruhr, Lord Curzon lo haría con los nacionalistas hindúes, Smuts con los nativos de lo que fue el África Suroccidental ale mana y el gobierno norteamericano con sus prisioneros y víctimas políticas de Ellis Island  [12]. Pero, desgraciadamente, primero deberían administrarse los fisiólogos ese filtro amoroso ellos mismos porque, si no, pudiera suceder que prefieran ganar fortunas y prebendas inyectando ferocidad militar a los pobres reclutas. Con lo que regresamos al viejo dilema: sólo la bondad puede salvar al mundo, y aunque supiéramos cómo producirla, no lo haríamos a no ser que ya fuéramos buenos. Al fallar eso, parece que la solución que los Houynhms adoptaron con los Yahoos, a saber, su exterminio, es la única que queda en pie; es obvio que ya los Yahoos comenzaron a aplicarla entre sí  [13].

Todo lo cual puede resumirse en muy pocas palabras. La ciencia no le ha proporcionado al hombre más autocontrol, más bondad o más dominio para abandonar sus pasiones a la hora de tener que tomar decisiones. Lo que ha hecho ha sido proporcionar a la sociedad más poder para complacerse en sus pasiones colectivas, pero, al hacerse más orgánica la sociedad, ha disminuido el papel que desempeñan en ella las pasiones individuales. Las pasiones colectivas de los hombres en su mayoría son malignas; con mucho, las más poderosas son el odio y la rivalidad con otros grupos humanos. Por lo tanto, todo cuanto en la actualidad le proporcione al hombre poder para complacerse en sus pasiones colectivas es perjudicial. Tal es la razón por la que la ciencia amenaza con causar la destrucción de nuestra civilización. La única esperanza firme parece residir en la posibilidad de la dominación mundial a manos de un conglomerado humano, por ejemplo, los Estados Unidos, dominación que llevaría a la formación gradual de un gobierno mundial económica y políticamente ordenado. Por más que, si se tiene presente la esterilidad en que cayó el Imperio Romano, sería preferible en definitiva el colapso de nuestra civilización.



Presentación y traducción de Juan Nuño

Notas [de Juan Nuño]

1. Daedalus, or Science and Future, Londres, Kegan Paul, 1923. Trátase de John Burdon Sanderson Haldane (1892-1964), geneticista. Aunque estudió humanidades en Oxford, terminó trabajando como bioquímico en Cambridge. Fue el primero en calcular, en 1932, la frecuencia de mutación de un gen humano. Famoso por sus experimentos (Asimov asegura que a veces de carácter terrorífico), incluso realizados sobre sí mismo: pasó cuarenta y ocho horas en un minisubmarino para probar si funcionaba determinado sistema de purificación; se sometió a grados extremos de temperatura y de concentración de dióxido de carbono. Comunista confeso desde 1930, y aunque más tarde abandonara el partido, siguió siendo marxista convencido. De ahí, probablemente, su tendencia a las visiones radiantes y optimistas sobre el futuro de la ciencia.

2. No es una frase hueca; téngase en cuenta que a sus cincuenta y dos años, ya Russell había pasado por procesos electorales (se seguía presentando, con constancia digna de mejores resultados, a la circunscripción de Chelsea), expulsiones, persecuciones y hasta la cárcel. Para no mencionar su frecuentación con los grandes políticos a consecuencia de sus relaciones familiares. 

3. Agudeza y novedad de Bertrand Russell; la tendencia de la época era a clasificarlas en físicas o en biológicas, por cuanto operaban en forma prácticamente irreconciliable ambos intentos de reduccionismo. Es decir, o Mach (y luego, Círculo de Viena, que termina en el fisicalismo) o Bergson (y de ahí, Spengler, Ortega y cuanto vitalismo se le! ocurriera). Pero hay más: Russell acepta lo que muchos no aceptaban o ni siquiera tomaban en cuenta: la especificidad de las ciencias humanas. 

4. No es exagerado decir que aquí Russell se adelanta a las tesis fundamentales de la sociobiología de Wilson, que subordinan el comportamiento colectivo y aun cultural de todos los seres vivos a las condiciones y propósitos genéticos de base. 

5. Esto fue escrito quince años antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, que fue cuando en realidad se verificaron las proféticas palabras de Russell; durante la Primera Guerra Mudial, la población civil sólo sufrió las consabidas huidas y ocupaciones, pero los bombardeos masivos de la retaguardia civil tuvieron su comienzo trágico con Guernica, que apenas si fue un abreboca. 

6. Aquí a quien se adelanta Russell en cuando menos veinticinco años es a Burnham, Mills et alia.

7. Quienes consideren démodé el planteamiento de Russell sólo porque las famosas «siete hermanas» hace mucho que se fusionaron en un cartel energético, deberían pensar en la lucha existente en este momento (1986) entre los productores de petróleo del mar del Norte y los de la OPEP. En efecto, como afirma allí Bertrand Russell, lo que está en juego no son únicamente los beneficios, sino ganarle al otro, aun sacrificando intereses y beneficios, y si fuera posible, destruirlo a la larga, esto es, sacarlo del mercado de petróleo. 

8. ¿Acaso no sigue siendo políticamente impotente la Organización de las Naciones Unidas como lo fuera en su día la Liga o Sociedad de las Naciones? Que se deba a lo que apunta Russell (carencia de unidad económica) es algo que estaría por ver. 

9. En todos los países citados por Russell habían ocurrido o movimientos revolucionarios (Rusia, Hungría, Baviera), seguidos de regímenes fuertes y represivos, o golpes de estado de la derecha (Mussolini, en Italia; Primo de Rivera, en España). En cuanto al juicio negativo «al este del Rhin», conviene tener presente que Russell estaba de vuelta de su decepcionante viaje a la Unión Soviética.

10. Parece que aquí también vio justo. Por un lado, uniformidad comunista y control de producción; por otro, la reducción de las rivalidades políticas mundiales a dos grandes potencias. Y sólo dos, aunque no precisamente en lo económico, en la medida en que aún pueda hablarse de un Japón autónomo frente al Imperio USA. 

11. Es exactamente lo que aplicó Huxley en su Brave New World, menos de diez años después. 

12. Por supuesto que todos son ejemplos ceñidos a la época: el Presidente francés Raymond Poincaré se enfrentó en la inmediata postguerra a una oleada de huelgas mineras como consecuencia de la caída de la producción al finalizar el esfuerzo bélico. Georges Nathaniel Curzon había sido virrey de la India a comienzos de siglo y, para la época, era Ministro de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña e Irlanda; era un viejo político conservador nada proclive a, conceder el más mínimo reclamo a los nacionalistas hindúes. En cuanto a Jan Smuts, era a la sazón Primer Ministro (más tarde, durante la Guerra , sería Presidente) de la Unión Sudafricana ; en su condición de tal, se empeñó en anexar a la Unión la hasta entonces colonia alemana del África sudoccidental (actual Namibia), que todavía sigue siendo objeto de disputa por el mismo motivo. En cuanto a los prisioneros «políticos» de Ellis Island, la célebre isla frente a Nueva York en la que el gobierno norteamericano internaba a inmigrantes ilegales y a deportados, conviene no olvidar que la política inmigratoria de los Estados Unidos ya había comenzado a declinar y que, en consecuencia, los primeros discriminados eran anarquistas y socialistas; faltaba poco para la monstruosidad del proceso a Sacco y Vanzetti.

13. En su referencia a los célebres caballos humanizados de Swift, Bertrand Russell no es más mordaz que el autor de Viajes de Gulliver, limítase a registrar la ferocidad humana de los Yahoos contra sus propios semejantes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada